EL POTRO no es Bohemian Rhapsody

Después de ver El Potro en Netflix puedo comprender perfectamente por qué la familia de Rodrigo Bueno odia tanto esta película: se supone que es un homenaje, pero la verdad es que está tan centrada en mostrarnos al cantante cordobés como un mal padre, mal esposo, pésimo profesional y además drogadicto, que al final Rodrigo termina quedando como un tipo insoportable que no merece ser recordado.

Y mira, no tiene nada de malo mostrar el lado oscuro de un artista en una película biográfica. En Bohemian Rhapsody también veíamos a Freddie Mercury cayendo en excesos y malas amistades ¿Pero cual es la diferencia con El Potro? Que al menos en Bohemian nos dejaban claro que Freddie era un artista total, un prodigio de la naturaleza y un ser humano complejo, de ahí que siguiera siendo respetable pese a todos sus defectos.

Con El Potro no es así. Rodrigo es retratado como un completo idiota desde el minuto 1 y aunque al final la directora Lorena Muñoz trata de darle cierta “redención” mostrándolo preocupado por perder a su esposa y a su hijo, la verdad es que no es suficiente para contrarrestar toda la podredumbre en la que lo hemos visto involucrado.

En conclusión, si eres fan de Rodrigo y tienes un buen recuerdo de él, mejor aléjate de esta película porque lo vas a terminar odiando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s