Reseña de Cenicienta Pop (2019)

Ok, desde hace algunos días se encuentra disponible en Netflix la película brasileña Cenicienta Pop, la historia de una joven aspirante a DJ que una noche debe animar una fiesta con el rostro cubierto por una máscara para que su padre no la descubra, y es ahí cuando conoce a su “príncipe”, una estrella pop, y da inicio a uno de los romances más forzados de la historia del cine.

Y no exagero, realmente no hay ninguna justificación para que los dos protagonistas se enamoren. Cuando Cíntia y Freddy se encuentran en la fiesta, es una escena de uno o dos minutos en la que él le pregunta si le gusta su música y ella le responde que no porque es muy cursi y ella no cree en el amor, dando inicio así a una pequeña confrontación. Nada que se sienta muy “mágico” o especial, pero está bien, ese podría haber sido un buen punto de partida para empezar a desarrollar su historia de amor. ¿El único problema? QUE NUNCA SE DESARROLLA.

Luego de la escena antes mencionada, Cintia y Freddy NO VUELVEN A TENER CONTACTO EN TODA LA PELÍCULA, es casi una hora de metraje en la que no vemos a los protagonistas interactuar de forma alguna ¿Cómo se supone que debemos creer que se enamoran? Freddy de pronto y de la manera más injustificada se pone a decir que esa noche conoció al amor de su vida y da inicio a la búsqueda de la DJ enmascarada. Cintia, mientras tanto, tiene que resolver problemas sumamente importantes para su futuro, su padre no quiere que se dedique a la música, su madrastra la maltrata… Se entera que Freddy la está buscando porque lo ve en internet, y aunque al principio no muestra ningún interés por él, llega el final de la película y de pronto… Sí, si quiere estar con él, apenas lo conoce, solo han conversado una vez en la vida, pero están enamorados, quien sabe por qué.

Es como si los guionistas hubieran escrito la historia pensando solamente en Cintia y luego se acordaron de meter a Freddy de relleno, porque realmente no hay ningún interés en desarrollar una historia entre los dos.

Del lado positivo, destaco a la madrastra, que si bien es una clásica villana de caricatura, la actriz que la interpreta maneja bien ese tono cómico y sus escenas “aconsejando” a sus hijas son sin duda lo más divertido de esta producción.

Por otro lado, para Cenicientas modernas, recomiendo A Cinderella Story (2004) con Hilary Duff y Chad Michael Murray.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s